BIM aplicado al Patrimonio Cultural
Algunas ideas para sacar adelante la Catedral de Santiago

Algunas ideas para sacar adelante la Catedral de Santiago

Esta va a ser una entrada calentita.

En el Correo Gallego se preguntan ¿Qué podemos hacer para sacar adelante la Catedral de Santiago? (medio AEDE, enlace eliminado). Y se hacen la pregunta porque alguna lumbrera se ha dado cuenta de que el Plan de Mecenazgo, ese que te ponen en todos los cajeros de Novagalicia Banco, es manifiestamente insuficiente para financiar las costosas intervenciones de emergencia que se han planteado sobre las fábricas de la Catedral, atendiendo por un lado a los diagnósticos del Plan Director y de las obras de restauración del Pórtico de la Gloria, y por otro lado a las consecuencias derivadas de dos años de inviernos muy severos. Pues mira por donde, tras haber tenido la oportunidad de participar en varios proyectos que tuvieron como objeto la conservación y restauración del templo, se me ocurren varias ideas que desde aquí ofrezco desinteresadamente al Arzobispado de Santiago y al Cabildo de la Catedral, por si estiman oportunas las sugerencias. Que me temo que no.

Primero. Asumir por parte del Arzobispado de Santiago y del Cabildo Catedralicio que tienen una obligación de mantenimiento y conservación sobre el Bien de Interés Cultural, y que si no lo pueden atender, harían bien en renunciar a su propiedad y traspasarla a la administración. Como el resto de los mortales que poseen un BIC y que tienen que soportar las cargas y costes que supone la vigilancia y conservación del Patrimonio Común.

Segundo. Valorar el templo como un objeto cultural y no como un generador de ingresos para turistas despistados. Cuando se da más importancia a la voladura del puñetero Botafumeiro (que bien estaría decorando el fondo de la ría de Arousa) que a la propia misa de peregrinos, que se convierte en una especie de mercado bíblico o de espectáculo circense, lesionando los valores culturales y cultuales contenidos en el Bien Cultural, pues ya tienes una pista de “Qué podemos hacer”, sin necesidad de lanzar la pregunta a través del pregonero de la prensa. Porque cuando valoran al templo por lo que produce y no por lo que es, entiendes que el Cabildo se gaste el dinero en poner bonita la tienda de la Catedral en vez de ordenar el Museo Catedralicio. O entiendes que en todos estos años los fondos propios que han gastado en restauración han sido nada, pues llorando llorando se los han arrancado a las administraciones o a las fundaciones, sean Pedro Barrié de la Maza, Cajamadrid, o como se llame el pagano de turno. Lo cual es mecánica común del buen hacer de la Iglesia. Preguntad en cualquier parroquia quién paga los arreglos de los templos.

Tercero. Realizar un verdadero Plan Director de la Catedral. Por lo menos un Plan Director por algún arquitecto con cierto conocimiento de la materia. Porque el Plan Director tiene una calidad manifiestamente mejorable. Por ejemplo, en su introducción (Págs 7 y 8) cita el índice normativo que tiene que llevar un Plan Director (de acuerdo con el Plan Especial de Protección y Rehabilitación de la Ciudad Histórica de Santiago de Compostela), y luego no cumple ni un simple punto de ese índice. Por ejemplo, resume en tres páginas la investigación arqueológica en la Catedral. Por ejemplo, la extensión de los estudios históricos que hace para el conjunto catedralicio, patrimonio contenido incluido, es la décima parte de los estudios históricos que Iago Seara hizo sobre la Capilla Mayor para proponer una reforma del presbiterio. Por ejemplo, hablando de ese patrimonio contenido, hace un inventario nominativo y no hace ninguna valoración artística, histórica, cultural, cultual o sobre el estado de conservación de dichos elementos.

Cuarto. Remozar la composición de un Cabildo Catedralicio, cuyo miembro más joven jugaba a las canicas con Matusalén. Alguien capaz de entender el siglo XXI, la sociedad moderna, y las instituciones que la representan. Alguien capaz de vincular a la institución catedralicia con aquéllos a los que sirve. Alguien que entienda que, aunque la propiedad material es de la Iglesia, la propiedad cultural y patrimonial es del conjunto de la sociedad, creyentes o no, y que es su trabajo proteger. conservar y difundir los valores contenidos en el Bien Cultural. Conociendo la institución eclesiástica, que aparezca alguien así y que llegue a tener parcela de poder probablemente sea el punto más difícil, rallando en la ciencia ficción.

El Cabildo debe entender que la responsabilidad de mantener y conservar el patrimonio es suya, no de los fieles, no de las instituciones, no de los mecenas. Y el deber de financiar esas intervenciones de conservación y restauración es igualmente sólo suya. Los demás podemos ser colaboradores voluntarios, pero ahí acaba nuestra responsabilidad. Así lo han entendido en lugares como Sevilla, donde la venta de entradas a la Catedral financia íntegramente la constante y permanente restauración y conservación del templo. Sirva de ejemplo el millón de euros que se están gastando en reproducir por escáner de puntos el Retablo Mayor, y su posterior restauración (otro proyecto a posterior con su propio presupuesto). Y en Sevilla sólo gastan la mitad de lo que recaudan en entradas para la restauración. El resto es dinero para el Arzobispado. Y ojo con hacer el guiri dentro de la Catedral de Sevilla. El templo es un lugar de culto, no una exposición de los trucos y habilidades del Circo del Sol.

Así que menos llorar a través de los medios de comunicación y dar mucha pena, y más cumplir las obligaciones que para con la sociedad tiene el Arzobispado y el Cabildo Porque hay que dejar claro que, ante la falta de conservación y el deterioro continuado de la Catedral a quién hay que pedir responsabilidades es a la Iglesia. A nadie más.

CC BY-NC-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

One Response to Algunas ideas para sacar adelante la Catedral de Santiago

  1. Estimado arquitecto, o comezo da túa viaxe non pode ser máis… “potente”, está por ver se a miopía cultural do Cabildo non é máis que unha manifestación da incultura da sociedade. Quizáis o problema sexa de protección/recuperación do patrimonio (ver neste mesmo blog sobre Ferrol vello vello), non si?

Deja un comentario