BIM aplicado al Patrimonio Cultural
Carta de Venecia – 1965

Carta de Venecia – 1965

Carta de Venecia

La necesidad de reconstrucción europea tras la segunda guerra mundial, proceso para el cual la Carta de Atenas (1931) resultaba insuficiente, así como la creación de la UNESCO y de ICOMOS, impulsan la redacción de la Carta de Venecia, plenamente aceptada y vigente a día de hoy.

La Carta de Venecia se postula como continuidad de la Carta de Atenas, pero también como renovación, profundización y ampliación de sus contenidos ante una realidad, sensibilidad y espíritu críticos cada vez más complejos y variados.

En términos doctrinales, la Carta de Venecia mantiene la línea del “restauro científico”, actualizando algunos postulados con las aportaciones metodológicas provenientes del “restauro crítico”. Así, la Carta de Venecia supera el concepto de monumento, incluyendo el ambiente en el que se ha creado la obra como parte inseparable. Del mismo modo, considera el documento histórico en igualdad con el documento artístico a la hora de la conservación y la restauración. Define la conservación como mantenimiento sistemático a través de su utilización moderna, siendo la restauración una acción excepcional. Y define la restauración como un acto que debe detenerse donde comienza la hipótesis, por lo que debe precederse siempre de un estudio arqueológico e histórico del bien a restaurar.

Como vemos, un documento plenamente actual y vigente en muchos de sus preceptos, que ha configurado en gran medida el cuerpo teórico de la restauración tal como la entendemos hoy en día.

CC BY-NC-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

2 Responses to Carta de Venecia – 1965

  1. O que hai é moito ilustrado que fai páxinas de patrimonio sen ter nin idea, e que as cartas non é que non cheguen, senon que o destinatario non as sabe leer.

Deja un comentario