BIM aplicado al Patrimonio Cultural
Un paso adelante

Un paso adelante

Restauración de Nuestra Señora de Conforto

Leo hoy una alentadora noticia en El País, que me da esperanzas de que la administración comience a exigir a la Iglesia, la gran propietaria de Bienes Culturales en Galicia y en España, su responsabilidad para la conservación, restauración y difusión del Patrimonio Cultural.

Para los que no conocen la historia el párroco de Conforto, por su cuenta y riesgo, decidió un buen día restaurar la imagen barroca de Nuestra Señora de Conforto. Y ni corto ni perezoso se lanzó a emular al famoso ECCE HOMO de Borja, encargando una restauración de la talla a sabe Dios quien (nunca mejor dicho). El resultado material, una restauración catastrófica, que no respeta ningún criterio como la prohibición de la anastilosis (al reintegrar partes sin aportación documental), pérdida de contenidos históricos y culturales, cuestionable reversibilidad de la restauración, y un interminable etcétera.

La chapuza ha sido de tal calibre y la lesión a los contenidos históricos y culturales tan evidente, que los vecinos han sentido rechazo y se han desvinculado del objeto cultural. Es decir, han despojado al objeto de aquellos valores que suponían la relación entre la comunidad y la historia en el depositada. Ya no lo reconocen, aunque una investigación posterior de la administración certifica que la imagen es, efectivamente la misma, no una suplantación.

Ahora, la buena noticia es que la administración actúa y exige a la siempre intocable Iglesia que se revierta la talla a su estado original. Algo que sería perfectamente factible si la restauración se hubiera realizado según el procedimiento apropiado, es decir, proyecto aprobado según criterios y supervisado por la administración, con técnicas reversibles, y con pleno respeto a todos los valores contenidos en el documento que es la obra de arte. Veremos si no es demasiado tarde para recuperar y preservar el objeto cultural.

CC BY-NC-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Deja un comentario